Nadia nació en Kabul hace 28 años. Cuando tenía 8, durante la guerra civil posterior a la retirada soviética, sufrió graves heridas a causa de un bombardeo. La perseverancia de su madre le salvó la vida. Instaurado el régimen de los talibanes y con graves secuelas físicas, tuvo que hacerse pasar por un chico, para mantener a su familia.

Esta increíble representación duró casi diez años. En 2006, gracias al trabajo de una ONG, viaja a Barcelona, ya como mujer. Actualmente, estudia cooperación social, ha recuperado su vida y está implicada en todo tipo de actividades dedicadas a divulgar la cultura afgana y la situación de las mujeres en su país: un documental televisivo, varios libros y, ahora, esta pieza teatral en la que la propia Nadia, utilizando imágenes reales y material documental, transmite su experiencia y mira hacia el futuro.