ALBERTO SAN JUAN y JORDI ÉVOLE se unen para producir CELEBRARÉ MI MUERTE, un espectáculo sobre la eutanasia a partir de la experiencia en primera persona del cirujano Marcos Hourmann.

El 28 de marzo de 2005 la vida del cirujano Marcos Hourmann cambió para siempre. Una paciente de más de 80 años llegó a Urgencias del hospital donde trabajaba. Sometida a dolores terribles, el pronóstico daba una esperanza de vida de unas horas. La paciente y su hija rogaron al doctor que por favor acabase definitivamente con su sufrimiento. Marcos, saltándose todo protocolo médico, le inyectó 50 mg de cloruro de Potasio en vena. La mujer falleció a los pocos minutos y Hourmann hizo algo que nunca antes había hecho nadie en este país: dejó escrito en el informe lo que había sucedido. Pocos meses después, Marcos recibía una notificación del juzgado: Estaba acusado de homicidio.